Cualquier mapa histórico del país o del mundo, de épocas pasadas o recientes, ilustra la potencialidad de los ejes fluviales, focos de civilización.

La biodiversidad de ríos, lagos, torrentes y zonas húmedas es el conjunto de ecosistemas más amenazados de la Tierra. Casi el 20% de los peces de agua dulce han desaparecido o están en peligro de hacerlo. Esta cifra es mucho mayor en algunos países industrializados como sucede en Europa Oriental. Pero no son sólo los peces, anfibios, moluscos y otras muchas especies peligran también.

Los aportes fluviales llegan tarde o temprano, al mar. Si los ríos arrastran desechos urbanos, industriales o agrícolas, esto repercute directamente en las condiciones físicas y químicas del agua y, pronto en las biológicas.

El eutrofismo que producen diferentes compuestos químicos, el efecto de residuos de fertilizantes, insecticidas, pesticidas y herbicidas, el cambio de salinidad y el aumento de la turbidez por el aporte fluvial de sedimentos.

El efecto de la lluvia ácida en los márgenes de ríos y lagunas, son algunos de los cambios que los peces resienten directamente o mediante la pérdida del alimento.
 
 

Al menos que cambiemos nuestras relaciones con nuestros ecosistemas acuáticos, muchas especies desaparecerán.

 

<< Ahorro y calidad del agua




 
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.